Hilarando

Somos la suma de nuestras experiencias. De aquel pequeño e inocente infante que cruelmente llegó al mundo, esperando llorar mucho y reir menos, para que llegue el día en el que podamos sentirnos algo.
En mi caso en el deporte me siento muy raro pues solo la gente con la que trabajo me valora, los demás que yo elegí en mi mundo ordinario solo piensan que soy un pinche entrenador y ya. Una gorra un silbato y una futura panza.

Me esfuerzo por aprender y ser mejor. Cada día. Cada ejercicio lo pienso y miro si contrasta con el anterior o de alguna manera se complementa sutilmente. Toda mi ropa, mi carro, mi educación, mi planecion, mis modales, mi amabilidad, mi dedicación, mi preparacion fisica, mi puntualidad. Siendo un poco realistas en caso de mis familiares a mi madre creo que la valoro y amo bastante, pero su ciencia médica la admiro pero no como debería. Quizá yo pudiera aprenderle todavía aún más.


Que ocupó ?  Más ocupo!

Anuncios

Acerca de El largo camino hacia la verdad

Hombre en busca de la verdad
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s